Si tienes hijos, te conviene saber cómo detectar la tartamudez infantil en Chamartín.

La tartamudez puede aparecer en los primeros años del niño. En la mayoría de los casos, esta tartamudez desaparece antes de los 16 años y no suele ser necesario realizar un tratamiento. Pero en algunos casos, detectarlo a tiempo es clave, siendo recomendable un tratamiento precoz. Hay distintas conductas en el menor que pueden indicar una tartamudez o disfemia.

Si cuando el niño habla se dan repeticiones de palabras o prolongación de las vocales, puede ser un indicio. También puede ir acompañado de tensiones musculares cuando habla. Otras conductas habituales pueden ser cuando el menor se bloquea al iniciar una de las palabras o si repite sílabas. Como especialistas de la tartamudez infantil en Chamartín, sabemos que esos son indicios claros que pueden llevar a buscar un diagnóstico.

Pero a veces los síntomas no son tan claros. Cuando hay una autoconsciencia de la tartamudez, el menor puede evitar todo lo posible el habla o hacerlo solo cuando se sienta cómodo. Esto lleva a que tareas cotidianas y sencillas, como llamar por teléfono, comprar en la tienda o leer en clase, se conviertan en complicadas, duras y hasta traumáticas para el niño. Y acaban afectando a su rendimiento escolar y a la comunicación social. Detectar cualquier indicio es clave para diagnosticarlo pronto y, si hiciera falta, iniciar un tratamiento específico.

Para solucionar la tartamudez infantil, encuentra la respuesta que buscas en el centro Logopedia y Psicopedagogía Avalops. Ofrecemos tratamientos específicos, lúdicos y dinámicos que favorecen la participación de los niños en las sesiones. Además, contamos con un gran equipo de psicopedagogos y logopedas cualificados y avalados por una dilatada trayectoria.